Recortar y cambiar el tamaño a una foto como un profesional

Hoy escribo algo muy diferente a lo que acostumbro.

Me encuentro a veces con fotografías de gente que han sido mal redimensionadas (esto es, cambiadas de tamaño) porque se ha usado un programa que no es adecuado para ello, softwares gratuitos, aplicaciones de movil o tablet o simplemente porque no conocen el funcionamiento de la herramienta que usamos los profesionales, Photoshop. Y lo mismo pasa para realizar un recorte de una foto, aprovechar una parte concreta más pequeña de la fotografía original.

Este post es para ayudar a todos aquellos que tienen problemas para ello. A partir de la lectura de este post jamás volverás a tener fotos pixeladas, desproporcionadas o mal recortadas. Es algo realmente sencillo pero como todo, si nadie te ha enseñado a hacerlo es posible que lo hagas mal o que, como me ha pasado a veces, le preguntes a un profesional si te lo puede hacer.

Antes de pasar a la acción decir que retocar la fotografía de alguien, más si se ha realizado profesionalmente con mimo y con esmero, no es adecuado. Hazlo sólo con tus imágenes o con aquellas en las que tienes el consentimiento de su autor. Una fotografía es una obra que únicamente puede ser modificada por el autor o con el consentimiento de este. Si lo llevamos al extremo más delicado podemos incluso tener problemas legales. Pero hoy no vamos a hablar de leyes.

Y sin más dilación, aquí comienza la guía definitiva para un perfecto recorte y redimensionado.

Aunque pienses: “Esto ya lo se hacer”, “es muy fácil”. Lee esto hasta el final porque es muy posible que aprendas cosas nuevas.

Basaremos todas las indicaciones en el programa Photoshop de Adobe pero quien no lo tenga puede usar el software gratuito Gimp.

Comenzamos con el redimensionado o lo que es lo mismo, cambiar el tamaño de una imágen.

– Abrimos la imágen en Photoshop.

– En el barra superior vamos a Imagen/Tamaño de imagen. Se abrirá una ventana como esta:

photoshop resize

– Las casillas que nos interesan son las de anchura, altura y resolución. Salvo que nuestra intención sea imprimir, lo normal es que las unidades en las que trabajemos sean pixeles en lugar de porcentaje, centímetros, pulgadas y otras unidades que figuran.

– Con el icono del eslabón de cadena que esta entre “anchura y altura” activado podemos modificar la cifra de cualquiera de las dos variables y veremos como la otra se ajusta automáticamente para mantener la proporción de la fotografía.

– No cambiaremos la casilla “resolución” salvo que tengamos claro lo que queremos  hacer con la fotografía. Simplificando podemos decir que 72 pixel por pulgada (ppp) es la resolución común para subir una foto a internet o visualizarla en la pantalla del ordenador pero será insuficiente para imprimir. Para este caso necesitaremos resoluciones de 300ppp.

– La casilla remuestrear debe mostrar “bicúbico“, es el algoritmo para redimensionar más efectivo

Precauciones:

– Si no activas el icono del eslabón, corres el riesgo de que tu foto se desproporcione y se estire o encoja horriblemente.

– Puedes hacer la imagen todo lo pequeña que quieras pero ojo con agrandarla. Puedes hacerlo, pero comprobarás que cuanto más grande hagas una foto, más se irá degradando e irán apareciendo artefactos y otros detalles que pueden arruinar la imagen. Comprueba la calidad de la fotografía haciendo zoom al 100% antes de guardarla.

Recortar

– Puede que quieras desechar parte de la imagen. En este caso seleccionaremos la herramienta de recorte en la barra de herramientas de la izquierda donde muestra la siguiente imagen:

screenshot

– También puedes pulsar la tecla “c” para entrar en la opción de recortar.

screenshot

– Aparecerán en tu foto los puntos que puedes modificar en las esquinas y en el centro de los lados. Pinchando y arrastrando esos puntos conseguirás el recorte que desees.

– Ojo con la proporción. Para mantener el aspecto de la foto, mantén pulsado la tecla “shift” del teclado (la de la flecha para las mayúsculas). Verás como el rectángulo de tu imagen se mantiene en la misma proporción.

screenshot

– Cuando mueves el cursor del ratón fuera de la zona de recorte verás que la flecha se transforma y adquiere una forma redondeada. Si pinchas y arrastras puedes girar la foto si quieres girar la foto además de recortarla.

Muy importante. No es recomendable recortar con las proporciones que quieras. Te recomiendo usar los “ratios” que la industria ha establecido como standard. A nivel subconsciente la armonía de una foto con las proporciones “normales” funciona mejor. Si quieres explorar sólo tienes que recortar con el recuadro que tu quieras, sin pulsar el “shift”. Pero si quieres ser ortodoxo en esto (recomendable) pulsa dentro de la imagen el botón derecho del ratón para sacar las opciones de recorte. Del menú que aparece fíjate donde pone proporción original, 1:1, 4:5, etc. Olvida el resto y no toques las opciones que ponen, por ejemplo 4:5 pulgadas 300ppp. Explicamos las proporciones más normales que si puedes usar:

  • 1:1 Esto es un cuadrado. Muy de moda ahora por Instagram, pero esto viene de la fotografía analógica con las cámaras profesionales de medio formato que daban un precioso negativo cuadrado.

screenshot

  • 4:5 Este es un rectángulo bastante cuadrado. Así eran las placas de las cámaras técnicas o de gran formato. Para gustos están los colores, a mí personalmente, me gusta.

screenshot

  • 3:4 Algunas cámaras digitales compactas tienen este formato un poco más alargado que el anterior. También las reflex Olympus suelen tener este formato y las cámaras profesionales de medio formato, las de antaño y las digitales. Esta foto fue tomada con una cámara Hasselblad digital de medio formato y el fotograma no está recortado, por eso tiene el aspecto 3:4

screenshot

  • 3:2 Todavía más alargado, este formato es el común en casi todas las cámaras reflex. Posiblemente sea el aspecto más extendido a nivel de usuario.

screenshot

  • 16:9 Es el formato de Alta definición HD muy extendido en cine y televisión. También le llaman formato panorámico porque es mucho más ancho que alto.

screenshot

– Una vez finalizado el recorte, pulsamos “enter” y listo.

Después de haber redimensionado y/o recortado, vamos a Archivo/Guardar como y seleccionamos la carpeta donde queremos guardarlo. Elegimos la calidad máxima si no queremos perder ni un ápice de calidad o bajamos a 8 para ahorrar algo de espacio con una pérdida de calidad inapreciable si el destino de la foto es la web.

Espero que pongas a prueba lo aprendido con esta información. Si te ha sido de utilidad, deja un comentario y compártela con los botones que aparecen debajo.

ComparteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone